Pechos caídos -la ptosis mamaria

Pechos caídos – La ptosis mamaria

Técnicamente se considera que están los pechos caídos cuando el complejo pezón – areola está por debajo del surco submamario. Pero hay otras características que están presentes en la ptosis mamaria, en general existe un vaciado de los tejidos internos en el polo superior del pecho produciéndose un efecto de hundimiento y existe una distensión de la piel muchas veces con evidencia de estrías. Otra característica en algunas mujeres es que los pezones apuntan hacia abajo.
Recientemente leí una forma curiosa para saber si se tienen o no los pechos caídos que consistía en poner un bolígrafo bajo uno de los pechos y si al soltar este se caía quería decir que los pechos no estaban caídos. Aunque esto podría llegar a ser cierto en ocasiones, en otras no lo es ya que hay mujeres con los pechos grandes en las que se sujetaría el bolígrafo y no por ello tienen los pechos caídos.

Por qué se cae el pecho

No se puede decir que sea una sola la causa de que se caigan los pechos, será más una combinación de unas cuantas las que lo provocarán:

  • La edad.- Con el tiempo la piel de los pechos va perdiendo elasticidad y la grabedad va haciendo sus efectos, sobre todo si no se han utilizado unos sujetadores adecuados que la contrarrestaran. Los músculos al igual que la piel se distienden y ya no son capaces de sujetar con firmeza el volumen de las mamas.
  • El embarazo y la lactancia.-Durante el embarazo los acinos mamarios se multiplican y por otra parte se acumula más grasa (tejido adiposo) en las mamas, preparando a la mujer para dar de comer al bebe tras el parto.
  • Los acinos mamarios.- Todas las glándulas de secreción externa están compuestos por unas estructuras que contienen la células productoras (en este caso de leche) y unos ductos (conductos) que llevan su contenido hacia el exterior. Los ductos mamarios confluyen en los galactóforos, otras estructuras que en un numero de entre doce y dieciocho se sitúan tras el pezón a modo de almacenes de la leche.
    El resultado es que los pechos crecen de forma considerable durante el embarazo para más tarde perder parte de este volumen. Si los músculos están lo suficientemente tonificados y la piel es lo suficientemente elástica esta variación será absorbida pero en caso contrario externamente se formarán estrías y el pecho quedará más caído que antes del embarazo. La pérdida de tono de los músculos pectorales es aumentada por la producción de algunas hormonas durante el embarazo como la relaxina que es segregada para facilitar el parto pero que afecta a otros músculos.
    El problema como vemos no se debe a la lactancia, que no tendrá un efecto sobre la forma de los pechos, sino del embarazo que es el que produce los cambios.
  • Malformaciones durante el desarrollo.- Es el caso de las mamas tuberosas en las que el polos inferiores y superiores de las mamas no se desarrollan correctamente, mientras que la areola y el pezón queda herniado y muy voluminoso situándose por debajo de un surco submamario prácticamente inexistente.
  • Hipertrofia mamaria.- Hay aproximadamente un 15% de las mujeres con hipertrofia mamaria, es decir con los pechos demasiado grandes. En un principio se pueden tener los pechos muy grandes y no tenerlos caídos, pero tendrán un propensión a caerse evidentemente mucho mayor que si fuesen de un tamaño menor.
    Las mujeres con hipertrofia mamaria no solamente corren mayor riesgo de que se les caigan los pechos, también correrán más riesgo de sufrir dolores de cuello y espalda debido a las posturas que suelen adoptar para ocultar los pechos, entre otros problemas.
  • Cambios bruscos de peso.- Como ocurre durante el embarazo, en el que hay un aumento considerable sobre todo de tejido adiposo que en general se pierde tras la lactancia, cuando se produce un aumento de peso importante seguido de un brusco adelgazamiento los tejidos tanto cutáneos como los tejidos internos de los pechos muchas veces no tienen la suficiente elasticidad como para recuperar su firmeza anterior y quedan distendidos.

Soluciones para los pechos caídos

Al igual que no existe una única causa tampoco hay una única solución para levantar los pechos y será conveniente llevar varias acciones simultáneamente.

  • La prevención.-
    • Hacer ejercicio.- Con el que mantener siempre un peso estable y que no haya variaciones de volumen. Por supuesto los ejercicios que incidan en los músculos pectorales serán muy adecuados para la firmeza de los pechos.
    • La alimentación.- No hay que obsesionarse, simplemente ser un poco lógicos y tomar más verduras que grasas y alcohol por ejemplo.
    • El tabaco.- Pues sí, también será malo para los pechos ya que afecta muy negativamente a la elasticidad de la piel.
    • Hidratar los pechos.- Si se utiliza una crema regularmente la piel podrá absorber mejor las variaciones de volumen de las que hemos estado hablando.
  • Cirugía de aumento.- Para los casos en los que el pecho ha quedado “desinflado” será la mejor solución, los implantes proporcionarán el volumen perdido.
    Para algunos casos en que no se ha perdido demasiado volumen se puede realizar un aumento mamario con grasa autóloga (extraída de otras partes del cuerpo de la propia mujer), esta cirugía no persigue generar un gran volumen extra, a lo sumo se puede ganar una talla de sujetador pero sin embargo aportará a los senos una mayor firmeza y voluptuosidad. El problema de la grasa autóloga radica en que parte de la misma será reabsorbida por el propio organismo a medio plazo.
  • Cirugía de reducción y mastopexia.- Reducir los senos y levantarlos suele ser la cirugía que más problemas de pechos caídos soluciona, evidentemente en el caso de mujeres con los pechos grandes. Se extirpará el tejido sobrante y se procederá a la recolocación de las estructuras internas.
    En ocasiones la cirugía se centrará en la recolocación del complejo pezón – areola.