Sensibilidad tras un aumento de pecho

Sensibilidad tras un aumento de pecho

La pérdida de sensibilidad tras un aumento de pecho es una de las principales preocupaciones de las mujeres que quieren mejorar su aspecto pero como es natural no quieren que esto les afecte a sus relaciones sexuales de forma negativa.

¿Se pierde sensibilidad tras un aumento de pecho?

Lo primero que tenemos que apuntar es que es normal que tras cualquier intervención quirúrgica haya una inflamación de los tejidos y esto afectará también a las fibras nerviosas involucradas, pero pasada esta inflamación los tejidos recuperarán su estado anterior y se recuperará la sensibilidad por este motivo. La inflamación que también tendrá lugar tras una mamoplastia irá disminuyendo a los pocos días y pasados unos 3 o 4 meses normalmente habrá remitido por completo.
A parte de la inflamación de los tejidos que como vemos tiene un carácter pasajero, se puede producir la elongación o estiramiento de algunas fibras nerviosas que se verán sometidas a una tensión durante la intervención. Este estiramiento de las fibras nerviosas, así como la lesión de algunas terminaciones nerviosas provocará que haya una pérdida de sensibilidad que también será recuperada con el tiempo.
El gran problema vendrá si al hacer el “bolsillo” que alojará las prótesis mamarias o en el abordaje se secciona alguno de los nervios intercostales. Dependiendo de por donde se realice el abordaje se podrán ver afectadas unas terminaciones u otras:

  • Abordaje por la areola.- Esta será sin duda la intervención en el que se podrá perder más sensibilidad tras un aumento de pecho, pues en el complejo pezón – areola es donde más terminaciones nerviosas hay. Se calcula que alrededor del 10% de las mujeres tendrán pérdida de sensibilidad, siendo un 4% las que sufrirán una pérdida completa. Esta pérdida total o parcial se producirá si el 4º nervio intercostal es seccionado o dañado en la propia intervención en mayor o menor medida.
    La ventaja de esta operación radica en el ocultamiento total de la incisión practicada, al situarse en el borde de la areola pasará totalmente desapercibida, pero tiene bastantes más inconvenientes, aparte de mayor dolor y pérdida de sensibilidad, son más frecuentes las infecciones y las contracturas capsulares.
  • Abordaje por el surco submamario.- Este es el procedimiento más habitual, entre otros factores precisamente por la menor incidencia que tiene sobre la sensibilidad. Solo un 3,5% de las mujeres sufrirán alguna pérdida significativa. También el dolor post quirúrgico que se produce en el pezón será inferior, bajando del 15% del que informan las mujeres que han sido operadas con abordaje areolar al 4%.

En cualquier caso el bolsillo practicado afectará en mayor medida a los laterales externos de la mama y será en estas zonas donde habrá alguna pérdida de sensibilidad (si es que se produce), debido a que habrá que desplazar lateralmente el 5º nervio intercostal para alojar la prótesis. Esto no quita los problemas anteriormente mencionados que pueden ocurrir con el abordaje areolar del 4º nervio intercostal sobre el complejo pezón – areola.

¿Dolerá el pezón después de la mamoplastia de aumento?

Muchas de las fibras nerviosas que se hayan visto afectas se irán regenerando poco a poco y el lugar donde más terminaciones nerviosas hay en el pecho, como hemos dicho, es justamente en el pezón y la areola por lo que se puede producir efecto de hipersensibilización. Así pues durante los primeros meses tras la intervención es normal que se tengan pequeños calambres o que con un leve rozamiento o con los cambios de temperatura, en especial con el frío, se tenga un cierto dolor que irá remitiendo en la medida que la regeneración nerviosa se vaya produciendo.

El volumen del implante y la sensibilidad tras un aumento de pecho

Un factor que será determinante será el volumen de las prótesis implantadas, a mayor volumen más probabilidades hay de perder sensibilidad ya que el bolsillo que se tendrá que practicar será mayor y habrá una mayor afectación de fibras nerviosas. Por lo tanto hay que seleccionar un implante adecuado a la capacidad torácica de la paciente, que se pueda alojar de una forma natural.

¿Son recomendables los masajes para aumentar la sensibilidad tras un aumento de pecho?

Actualmente la mayoría de los implantes mamarios utilizados son texturizados, entre otras razones para evitar su movimiento, si se realizan masajes al poco tiempo de la intervención, cuando se está formando la capsula que los envolverá, se corre el riesgo de que con el rozamiento que se producirá entre la superficie texturizada del implante y los tejidos colindantes estos se irriten y se promueva una contractura capsular. Así pues no hay que masajear los pechos después de la intervención.

Conclusiones

Es normal que haya un cierto acorchamiento de los pechos inmediatamente después de una intervención de aumento mamario y también lo es que haya una hipersensibilización del complejo pezón – areola, pero estas molestias pasarán a los pocos meses. Solo un reducido porcentaje de mujeres sufren una pérdida de sensibilidad en alguna zona, parcial o permanente por haber sido dañados algunos de los nervios intercostales.
Pasadas aproximadamente 6 semanas se pueden manipular los senos para su disfrute sexual sin ningún problema.