Liposucción con agua

Liposucción con agua

La liposucción con agua es una técnica que se basa en el agua para la destrucción de las células grasas para su posterior succión. Hay varias marcas que comercializan los instrumentos con que se realiza: Aqualipo ®, Waterlipo®, body-jet®, etc.

Técnica de la liposucción con agua

El procedimiento se realiza de manera ambulatoria sin la necesidad de anestesia general.
Se practica unas pequeñas perforaciones en la piel del área a tratar para introducir una cánula por donde se inyecta un chorro de agua salinizada a baja presión para que la grasa se vaya aflojando y rompiendo en partículas más pequeñas. Junto con el agua se introducen pequeñas cantidades de anestesia.
La cánula introducida tiene otro orificio conectado a una bomba por donde se va extrayendo la mezcla de agua salinizada y grasa que va liberándose. Digamos que el dispositivo tiene dos modos de funcionamiento, uno para echar el agua a presión y otro modo para aspirar.
El cirujano en un primer momento efectúa movimientos de vaivén en el modo de agua a presión y seguidamente repite los movimientos en el modo de aspiración, luego va repitiendo el ciclo barriendo con la cánula toda el área a tratar.

Diferencias entre la liposucción con agua y la liposucción tumescente

El primer punto de diferencia entre las dos técnicas es el líquido inyectado, mientras que en la liposucción tumescente se inyecta un suero salino que contiene lidocaína como anestésico y epinefrina (también llamada adrenalina) para que se contraigan los vasos (vasocontrictor), en la liposucción por agua no se inyecta la epinefrina.
En la liposucción tumescente primero se infiltra el suero, se deja que el vasoconstrictor haga su efecto durante unos minutos y reducir así el sangrado y posteriormente se introduce otra cánula por la que se realizará la aspiración. En la liposucción con agua el proceso de inyección de líquido y de aspiración es simultáneo.
No podemos decir cuál de las dos técnicas es mejor, la mayoría de los cirujanos se inclinan por la liposucción tumescente, a pesar de que en la liposucción por agua se indican las siguientes ventajas:

  • Menor tiempo de intervención.- debido principalmente a que no hay que esperar a que la epinefrina haga su efecto vasoconstrictor.
  • Menor traumatismo para los tejidos.- El agua a presión rompe más suavemente las células grasas y hay que hacer menos movimientos de vaivén que en la liposucción tumescente. Por tanto hay menos hematomas y cardenales.
  • Menos anestesia

¿Por qué se produce la celulitis?

La celulitis es la inflamación de las células bajo la piel, producto de la acumulación de tejido adiposo. Las células de grasa se van haciendo cada vez más grandes (hipertrofismo) dificultando la circulación de la sangre y también la del sistema linfático.

  • Vasodilatación.- En un primer momento la circulación de la sangre se ralentiza, esto provoca que los vasos se dilaten.
  • Exudación.- Al ser los vasos tanto venosos como linfáticos más grandes se hacen más permeables y los líquidos que estos contienen pasan al exterior, a lo que llamamos espacios intersticiales.
    El líquido que ha quedado suelto en los espacios intersticiales se va volviendo más denso dificultando cada vez más que lleguen los nutrientes a través de los vasos sanguíneos y por otro lado que las toxinas sean eliminadas a través del sistema linfático. Al no poder eliminar las células adiposas sus ácidos grasos, estas van creciendo más y más y algunas se rompen, aportando su contenido a ese líquido intersticial que cada vez es más denso.
  • Fibrosis.- Todo este proceso desemboca en una fibrosis, un tejido en el que se encuentran envueltos vasos y células grasas que impide la llegada de nutrientes y la salida de toxinas. Dentro de este tejido se encuentran también terminaciones nerviosas que son comprimidas produciendo dolor.
  • Nódulos.- La fibrosis va proliferando hasta generar la aparición de grandes nódulos bajo la piel, claramente visibles desde el exterior que es lo que llamamos “piel de naranja” o celulitis.

Hidrolipoclasia, otra técnica basada en el agua

Hay otra técnica que también utiliza el agua para la eliminación de la celulitis pero en la que no se realiza ninguna aspiración directa de la grasa.
A diferencia de la liposucción con agua en este procedimiento se inyecta una solución salina en las zonas tratadas con el fin de producir una presión extracelular. Posteriormente se aplican ultrasonidos que conseguirán aumentar la temperatura, este aumento de la temperatura provoca a su vez un aumento del flujo de la sangre y por otra parte la ruptura de buena parte de las células grasas o adipocitos. Los ácidos grasos liberados pasan a la circulación de la sangre y al sistema linfático, luego a los riñones y por último son expulsados por la vía urinaria.
Se suelen realizar del orden de cinco o seis sesiones a intervalos de una semana.
Como vemos en este método no se realiza una succión de la grasa si no que se espera que sea el organismo el que la elimine por sus propios medios.