Liposucción abdominal



Intervención recomendada fundamentalmente en aquellos pacientes con buena calidad de la piel, generalmente jóvenes, con un acúmulo graso abdominal moderado y sin alteraciones de la pared abdominal.

 
 

Habitualmente no es el tratamiento de elección en mujeres que han tenido embarazos, ya que estos casos asocian una separación de la musculatura abdominal (diástasis de músculos rectos) que no podrá ser reparada mediante una liposucción.

La intervención se realiza con anestesia epidural o local, aspirando el contenido de grasa mediante unas cánulas a través de incisiones mínimas en la piel que apenas dejarán cicatrices.

Durante el postoperatorio será necesario el uso de una faja de compresión y el tratamiento con drenajes linfáticos que disminuirán la inflamación.