Aumento De Pechos Con Grasa Propia

Aumento de pechos con grasa propia

El aumento de pechos con grasa propia es una técnica que ha sido muy controvertida y que con los avances médicos ha ido adquiriendo más adeptos entre los cirujanos plásticos, aunque a día de hoy son más sus detractores.

Con la trasferencia de grasa autóloga se logran de una vez dos objetivos, quitarse grasa de lugares de donde sobra como pueden ser las piernas o el abdomen y ponerla en donde falta, esto es, los pechos. Al ser la grasa del propio cuerpo no hay peligro de rechazo o alergias. Esto en principio suena muy bien.

¿Entonces porqué existen tantas reticencias entre los cirujanos a aplicar esta técnica?

La primera de las razones que se tenía hasta ahora para rechazar el aumento de pechos con grasa propia es que las posibles micro-calcificaciones derivadas del injerto de grasa pueden inducir a confusión a la hora de diagnosticar un tumor. Lo que conlleva la realización de biopsias innecesarias. Este hecho fue advertido en el año 2007 por la Sociedad de Cirujanos Plásticos de Estados Unidos. Aunque con los medios de radiodiagnóstico actuales cada vez es más fácil distinguir los tumores de estas calcificaciones.

Por otra parte La Sociedad de Cirujanos Plásticos de Estados Unidos indicaba que había pocas evidencias que indujeran a pensar que está técnica fuese más segura que los implantes salinos o de silicona, esto añadido a los problemas de cicatrización y calcificación de tejidos que dificultan las autoexploraciones mamarias, mamografías y otras técnicas de detección del cáncer como las resonancias magnéticas llevaron a desaconsejarla.

En ese mismo año 2007 la Sociedad Francesa de Cirugía Estética y Reconstructiva fue más allá y prohibió la trasferencia de grasa autóloga salvo para algunos casos de reconstrucción mamaria tras una mastectomía.

Otra razón para el rechazo a la trasferencia de grasa es que esta pueda ser reabsorbida por el propio organismo y desaparezca por lo que hay que esperar varios meses para ver los resultados.

Pacientes indicadas para el aumento de pechos con grasa propia

Con esta técnica no se podrá aumentar mucho los pechos, pero si es posible realizar una segunda intervención. Aún así en muchos casos no será suficiente y habrá que recurrir a unos implantes mamarios.
Recientemente se está utilizando como complemento para aquellas mujeres que se someten a una intervención de aumento de pechos con prótesis, de forma que se suavicen las formas sobre todo en la zona del escote.

Además de los pechos también se utiliza la trasferencia de grasa autóloga para otros partes del cuerpo como las manos y las arrugas de la cara y últimamente se está poniendo muy de moda el implantarla en los glúteos.