Toxina botulínica



La neurotoxina producida por el C.Botulinum (toxina botulínica) tiene la propiedad de atenuar la capacidad de contracción de los músculos de expresión, eliminando de esta manera las arrugas cutáneas situadas sobre ellos y causadas por la mímica facial, fundamentalmente arrugas de la frente, entrecejo y patas de gallo.


¿Cómo funciona?

La toxina botulínica impide la liberación de acetilcolina que es un neurotransmisor encargado de hacer que el nervio le diga al músculo que debe contraerse, impidiendo de esta forma la contracción muscular. Existen varias marcas en el mercado (Botox, Vistabel..)
La toxina botulínica solo funciona en las arrugas de expresión que son aquellas que se producen por contracción del músculo, por lo tanto están especialmente indicadas para las zonas de la frente, entrecejo y patas de gallo.

Procedimiento:

El tratamiento se realiza mediante pequeñas inyecciones subcutáneas o intramusculares, casi indoloras, pudiendo realizar una vida normal de inmediato tras el tratamiento.

El tratamiento se realiza en 15 minutos y el efecto tiene una duración de 4-6 meses y a los pocos días ya se ve resultados.
Podrá ser repetido pasados 6 meses si se desea.

Este tratamiento, es reversible, a partir del 4 mes, los músculos van recuperando su fuerza y con ello vuelven a aparecer las arrugas.

¿Es seguro?

Sí. La toxina botulínica lleva utilizando en España más de 20 años para el tratamiento de muchas patologías con gran seguridad y eficacia. Actualmente millones de personas en todo el mundo lo utilizan este tratamiento con fines estéticos, debido a su gran resultado y seguridad siempre que lo aplique un profesional.