Eliminar arrugas con grasa propia



Intervención que consiste en trasplantar el tejido graso autólogo extraído mediante liposucción, reinyectándolo para rellenar los surcos y arrugas tras someter a la grasa a un proceso de centrifugado. El resultado obtenido será natural, indetectable y definitivo.

 

Eliminar arrugas con grasa propia nos permite disimular expresiones faciales y corporales y mejorar la armonía con un tejido propio, lo cual no producirá rechazos ni reacciones a un cuerpo extraño. El mismo proceso es adecuado para aumentar pómulos, labios, mentón, glúteos, mamas de forma natural y definitiva.

La intervención se realizará con anestesia local, epidural o general en función de la cantidad de grasa que sea necesario extirpar y del número de zonas en las que deba ser inyectada.

El procedimiento inicialmente es igual que una liposucción convencional permitiendo corregir en la misma intervención los acúmulos de grasa que afean el contorno corporal.

La zona en la que se realiza la extracción de grasa (“zona donante”) presentará inflamación y hematomas en el postoperatorio inmediato, debiendo ser comprimida entre 2 semanas y 1 mes con una faja para favorecer la adaptación de la piel al nuevo volumen. La grasa una vez extraída se centrifuga para eliminar el suero, y los adipocitos se inyectan en las zonas en que se desee lograr más volumen, corregir depresiones o irregularidades, atenuar las arrugas o mejorar la calidad de la piel. Un porcentaje variable de esta grasa inyectada se reabsorberá en el postoperatorio inmediato pero el resto permanecerá de forma definitiva en la zona siendo modificada únicamente por las variaciones de peso.

La zona inyectada también puede presentar inflamación que desaparecerá en unos días. Las molestias de la intervención son muy bien toleradas tomando analgésicos por vía oral cuando se precise. Por esta razón en algunas ocasiones es necesaria una segunda intervención para afinar en la simetría o dar más volumen a la zona tratada en el caso de grandes volúmenes de relleno. También es recomendable que una vez operado usted mantenga un peso más o menos estable.