Lifting corporal



Cuando un paciente con obesidad mórbida se somete a una intervención quirúrgica para reducir su estómago (gastroplastia), sufre en los meses siguientes una gran y muy rápida pérdida ponderal. Lo mismo ocurre en el paciente que pierde mucho peso rápidamente tras realizar una dieta.

 
 

Debido a la gran cantidad de volumen perdido en poco tiempo, se presenta una gran dificultad de la piel para adaptarse al nuevo volumen y por consiguiente esta se descuelga quedando flácida.

Este descolgamiento de la piel afecta principalmente a las mamas, el abdomen, los muslos, los brazos y a veces la cara.

La cirugía estética ofrece soluciones para mejorar el aspecto físico de estos pacientes:

  • Mastopexia con o sin implantes. Se utilizarán implantes cuando el volumen de la glándula mamaria es insuficiente para conformar una mama con buena proyección una vez extirpado el exceso de piel o cuando la paciente prefiera más volumen.
  • Abdominoplastia, tras el adelgazamiento es necesario resecar el exceso de piel de la zona abdominal y reforzar internamente la debilidad de la musculatura de la zona en su línea media, permitiendo además la extirpación de las estrías cuando existan.
  • Lifting braquial, cirugía para eliminar el exceso de piel de la cara interna de los brazos.
  • Lifting de muslos, que permite tensar nuevamente la piel redundante en nalgas y muslos.
  • Lifting facial, en aquellas pérdidas de peso tan importantes que conllevan un descolgamiento de la piel de la cara y el cuello, dando un aspecto envejecido.

Este tipo de intervenciones también son válidas para pacientes en los que la gran pérdida de peso se produjo tras una dieta y para correcciones del contorno corporal tras los embarazos.