Pezones invertidos

Cirugía para pezones invertidos

Los pezones invertidos o retraídos son aquellos que en lugar de sobresalir de la areola están retraídos hacia adentro.

Tipos de pezones

Se estima que hay un porcentaje de mujeres de un poco más del 10% que tienen los pezones planos, invertidos o bien completamente retraídos.
Podemos hacer la siguiente clasificación:

  • Pezones comunes.- Los que sobresalen unos cuantos milímetros en estado de reposo y se alargan con la estimulación y también con el frio. Por norma general los pezones de la mujer miden entre 6 y 10 milímetros de largo, siendo el ancho también por norma general la misma medida que se tenga de largo. Pero esta longitud es bastante variable y dependerá en gran parte de la raza. En las mujeres con mamas tuberosas tanto el pezón como la areola son mucho más grandes por encontrarse constreñida la mama en uno de sus polos superior o inferior o ambos y ser este el único punto de desarrollo de la mama libre.
  • Pezones planos.- No sobresalen de la areola en reposo, pero sí que lo hacen ligeramente con la estimulación táctil o de temperatura.
  • Pezones invertidos.- No sobresalen de la areola y se presentan habitualmente como una pequeña raya horizontal o bien oblicua. La areola sí que se encuentra visible. No sobresaldrán con estimulación.
    Normalmente no son un impedimento para que se produzca una lactancia más o menos normal, aunque el bebe tendrá que hacer una mayor fuerza de succión y posicionar la boca sobre la areola de forma un poco más abierta. El problema está muchas veces en que el bebe se orienta con el pezón para mamar y si no lo encuentra no sabe donde succionar. En estos casos se pueden utilizar unos pezones de silicona que se adaptarán en los momentos de la lactancia al pecho o bien utilizar un “sacaleches”.
  • Pezones retraídos.- Aunque muchas veces se utilizan indistintamente los términos invertido y retraído, no es lo mismo. Los pezones retraídos además implican la retracción de la areola.
    Hay que decir que en ocasiones la inversión o retracción de los pezones se produce en uno de los dos pechos, mientras que el otro es normal.

¿Por qué se producen los pezones invertidos?

Existen varias causas por las que se pueden producir los pezones invertidos y habrá que estar atentos ya pueden ser un síntoma de un problema mayor al simplemente estético:

  • Causas congénitas.- Solo representan el 3% de los casos. Aunque la alteración se produce en el periodo embrionario no se manifiestan hasta la pubertad o la adolescencia que es cuando realmente se van a desarrollar los senos de la mujer. Habitualmente los pezones invertidos por causas congénitas afectaran a las dos mamas y no implican mayor problema que el estético.
  • Por infecciones e inflamaciones.- Una mastitis o una fístula puede ser la causa de que un pezón pase de ser “normal” a ser invertido o retraído en un breve espacio de tiempo. Esto se explicaría por la dilatación de los conductos mamarios que estas infecciones y posteriores inflamaciones conllevan. Algo parecido también se puede producir como consecuencia de una intervención quirúrgica. Pasada la inflamación y por tanto la dilatación de los conductos mamarios, el pezón volverá a la normalidad.
  • Por tumores.- La inversión de uno de los dos pezones puede ser uno de los primeros síntomas de que se está desarrollando un cáncer de mama. Si no existe una infección o inflamación que la justifique y además se puede palpar un bulto cercano o el pezón invertido viene acompañado por secreciones habrá que acudir inmediatamente al médico para que se hagan todas las pruebas diagnósticas pertinentes, ya que podría tratarse de un tumor benigno o maligno. En estos casos también suelen manifestar dolor y aunque la retracción es un proceso progresivo, la mujer no suele darse cuenta hasta pasados unos meses.
  • En los hombres.- La existencia de pezones en los hombres se debe a que estos empiezan a desarrollarse en una fase temprana del embrión cuando todavía no se hace la diferenciación del sexo.
    La retracción del pezón masculino suele ser mucho más rara que en la mujeres, pero cuando esta se presenta casi siempre será síntoma de una enfermedad y en su mayoría de cáncer.

Cirugía para el pezón invertido

El procedimiento quirúrgico para corregir el pezón invertido consiste en hacer una incisión en la parte inferior de la areola para extraer el pezón y suturarlo en la nueva posición. Dependiendo de cada caso esta cirugía implica el corte de más o menos conductos galactóforos, que son por los que pasa la leche en la lactancia, con lo que se podría imposibilitar la misma. Cuanto más conservadora sea la cirugía (y menos conductos galactóforos sean cortados) más probabilidades habrá de recidiva (de que se reproduzca el problema). En cualquier caso se trata la cirugía mamaria probablemente más sencilla.
La incisión de la areola, que es muy pequeña, pasará totalmente desapercibida al hacerse justo en el borde.
La intervención se realiza de forma ambulatoria con anestesia local y dura aproximadamente un cuarto de hora por pezón.