Cirugía mamaria secundaria

Cirugía mamaria secundaria

La cirugía mamaria secundaria es la que se realiza a una paciente que ya ha sido intervenida previamente en las mamas y que por diversas razones no ha quedado satisfecha o ha tenido problemas posteriores que quiere corregir. Hablamos de cirugía mamaria secundaria en general para todas aquellas que se realizan después de la primera intervención, pudiendo en realidad tratarse de la tercera o cuarta.
Ya en el año 2008 el Dr. Mayo fue pionero en España en organizar un simposio para tratar específicamente la cirugía mamaria secundaria bajo el título de “Cirugía Secundaria de Implantes Mamarios”.
Si algo diferencia normalmente a una cirugía primaria de una cirugía mamaria secundaria es su complejidad, en el simposio mencionado el Dr. Mayo declaraba:
“La cirugía secundaria de mama con implantes es, en mi opinión, una de las intervenciones quirúrgicas más exigentes para el cirujano plástico, y en donde el diagnóstico y el planteamiento quirúrgico correctos son fundamentales para poder resolver estas situaciones complicadas.”

Razones para una cirugía mamaria secundaria

 

  • Contracturas capsulares: Alrededor de las prótesis mamarias se puede desarrollar una cápsula hecha principalmente de fibras de colágeno, como reacción frente a un cuerpo extraño, su formación está vinculada a la presencia de unas bacterias (biofilm) principalmente durante la intervención quirúrgica. Si esta cápsula crece de forma desmesurada tensionará los tejidos colindantes ocasionando deformaciones y endurecimiento del pecho, que puede llegar a ser molesto e incluso doloroso y distorsionar su estética.
    La contractura capsular es la principal razón para una cirugía mamaria secundaria.
  • Asimetrías mamarias: No todos los cirujanos plásticos son iguales, ponerse en manos expertas desde el primer momento es importante, para que todo salga bien. Una de las cosas que puede no salir bien y que más depende de la profesionalidad y experiencia del cirujano es que las mamas queden simétricas. Corregir las asimetrías mamarias es tras las contracturas capsulares una de las principales causas para una cirugía mamaria secundaria.
  • Rotación de las prótesis anatómicas mamarias: Este problema ocurre en aproximadamente un 2% de los casos, se puede deber a que el “bolsillo” que contiene la prótesis es demasiado grande, o bien a que la prótesis no se ha adherido bien al tejido circundante.
    Las prótesis anatómicas tienen forma de lágrima y evidentemente si rotan cambia la forma de la mama, esto no ocurre con las prótesis redondas que aunque rotaran no importaría ya que mantendrían la forma del pecho.
    Las nuevas prótesis micro-texturizadas reducen este tipo de problemas ya que tienen una buena adherencia y por otra parte también reducen el riesgo de contracturas por su mayor biocompatibilidad.
  • Rotura de prótesis mamarias: El porcentaje de roturas de prótesis es del orden del 1%, siendo las prótesis fabricadas en suero salino las más afectadas, debido a que el liquido que contienen puede escapar por roturas más pequeñas que si se tratara de prótesis de silicona. Cuando una rotura se produce la mama puede mostrar irregularidades, asimetrías y endurecimientos, aunque también es posible que si la rotura es muy pequeña y se trata de prótesis de silicona no se muestren signos externos.
  • Desigualdad en los surcos submamarios: El surco submamario es el pliegue que se forma bajo la mama y que es el aprovechado para la introducción de la prótesis, que posteriormente se suturará quedando la cicatriz indetectable. Pero puede darse el caso de que la cirugía no haya sido bien realizada y los surcos sean desiguales y haya que recurrir a una cirugía mamaria secundaria para corregir esta desigualdad.
  • Reconstrucciones mamaria: Hablamos de reconstrucciones mamarias cuando se ha tenido que extirpar el pecho (mastectomía) para tratar o prevenir un cáncer. Esta operación se puede realizar en la misma intervención en la que retira el tumor o bien pasado un tiempo.
    Suele ser muy habitual que con la primera reconstrucción el pecho no tenga la forma adecuada, teniendo que recurrir a una cirugía mamaria secundaria para mejorar su aspecto.
  • Problemas crónicos:
    • Double-bubble: (burbuja doble) Este efecto se puede producir tras una intervención de mamas tuberosas, en las que se efectúa un corte vertical, o varios cortes radiales en el polo inferior de la mama para ganar en anchura. Pasado el tiempo la banda fibriótica que se puede desarrollar en el corte puede ocasionar que la mama tenga como un “efecto hachazo” que la dividirá pareciendo como dos burbujas.
      Hacer esta cirugía mamaria secundaria para atajar el problema será una de las más dificultosas que se realizan.
    • Rippling: Los tejidos de la parte superior del pecho adelgazan, presentando arrugas. Estas arrugas suelen ser más visibles en la parte lateral externa y se suelen dar en mujeres muy delgadas.
    • Aumento del volumen mamario que se corresponde con un seroma: Un seroma es una acumulación de grasa liquida, linfa y suero que en este caso se produce en la mama. Tiene efectos como la tumefacción, molestias a la presión y salida de líquido.
      En ocasiones será necesaria una cirugía mamaria secundaria para su corrección.
    • Perdida de volumen de implantes de suero con el paso de los años: Si esto ocurre será necesario reemplazar la prótesis afectada.
    • Sinmastia: Cuando existe un aproximamiento de las prótesis de una forma considerable estas pueden llegar a juntarse perdiéndose el surco intermamario que requerirá de una intervención quirúrgica para su separación.
    • Cicatrices hipertróficas o dehiscentes: Son el resultado de una mala cicatrización por una producción descontrolada de colágeno. Su aspecto es rosado y abultado.
    • Retracción de una cicatriz periareolar: Tras una intervención de mamas tuberosas o de mastopexia en la que se haya modificado la areola, la cicatriz puede sufrir una retracción que habrá que corregir con una cirugía mamaria secundaria.
    • water-fall deformity: Cuando el volumen de los implantes es excesivo las mamas pueden adquirir un aspecto de “mama en cascada”. La solución será recurrir a una cirugía mamaria secundaria para reemplazar esos implantes por unos más adecuados.
    • Retirada definitiva de un implante mamario: Generalmente son razones psicológicas de la paciente las que la llevaran a querer esta retirada de los implantes que normalmente será por cambios en la percepción estética de sus mamas.

Estas son las causas más comunes por las que una paciente se tendrá que enfrentar a una cirugía mamaria secundaria. Tenemos que hacer constar que muchas de ellas son prevenibles con una buena planificación de las intervenciones mamarias primarias, una buena profilaxis preoperatoria y una elección adecuada del cirujano plástico que realice esa primera intervención.