Reconstrucción de pecho

Cirugía de Reconstrucción de pecho

Una cirugía de reconstrucción de pecho implica que ha habido una destrucción parcial o total de la mama generalmente por un problema oncológico. Vamos a analizar los procedimientos y las posibilidades que hay para su reconstrucción.

Reconstrucción de pecho – grados de afectación del pecho

No todos los tumores son iguales y lo que es más importante, no todos los tumores se han atajado con el tiempo adecuado. Dependiendo de la rapidez con que se haya desarrollado un tumor y la agilidad con la que se hayan puesto los tratamientos oncológicos para remediarlo habrá que realizar una cirugía más o menos invasiva.

  • Mastectomía total.- Se extirpan todos los tejidos mamarios, incluyendo glándula mamaria, piel, pezón y areola. En alguna ocasión se extirpa algún ganglio linfático de debajo del brazo.
  • Mastectomía radical modificada.- Es la cirugía más invasiva, en la que se además de extirpar todos los tejidos del pecho, se quita el revestimiento que hay sobre los músculos pectorales así como muchos de los ganglios de debajo del brazo.
    Solo el 5% de las mujeres (una de cada 20) volverán a tener cáncer en el mismo lado del pecho dentro de los 12 años tras la intervención.
  • Mastectomía con conservación de piel, pezón y areola.- Se extirpa todo el tejido mamario interno y se conserva el exterior del pecho.
  • Cirugía de pecho conservadora.- Cuando el tumor no está demasiado extendido se podrá extirpar este con un margen de seguridad, manteniendo el resto del pecho, es lo que se llama una tumorectomía. Si el tumor está un poco más extendido se puede optar por la extirpación de un cuarto de la mama, es lo que se llama cuadrantectomía.
    Las estadísticas indican que alrededor del 10% de las mujeres intervenidas con cirugía de mama conservadora (y tratadas con radioterapia) vuelven a tener un cáncer en el mismo seno en un plazo de 12 años.

Una vez que la mujer ha recibido el diagnóstico, debería recoger una segunda opinión de un especialista oncológico y evaluar las opciones que se le plantean acerca de una cirugía más o menos conservadora.

Reconstrucción de pecho – Qué opciones hay

Dependiendo del grado de afectación de la mama tras la extirpación del tumor y el momento que se haga la cirugía plástica, se realizará un tipo de reconstrucción u otro.

  • Mastectomía con reconstrucción de pecho
    Lo ideal cuando se realiza una mastectomía ya sea total, radical o conservadora, es que un cirujano plástico realice la reconstrucción de pecho en la misma cirugía (como ya reclamó la SEPCRE  en su momento). Al efectuar esta intervención quirúrgica de forma inmediata la piel no ha perdido su elasticidad mejorando los resultados. Por otra parte la mujer siente que no ha perdido su pecho, lo cual tiene unos efectos psicológicos muy positivos.
    También se puede optar por realizar la extirpación del tumor en una operación y una reconstrucción de pecho diferida, es decir en una intervención posterior. Esta opción hará que la mujer se vea sin uno de sus senos durante un tiempo, teniendo unos efectos psicológicos negativos.
  • Reconstrucción de pecho con expansor y prótesis
    En un principio se coloca bajo la piel un dispositivo expansor que se irá hinchando poco a poco para lograr que esta se distienda hasta alcanzar un punto en el que puede albergar la prótesis mamaria. El espacio que se va consiguiendo se va rellenando con una solución salina. En este momento se realizará una segunda intervención para introducir el implante también de una solución salina o de gel de silicona.
  • Reconstrucción de pecho con grasa autóloga
    Existe la opción de tomar tejidos y grasa (lipofilling) de otras partes del cuerpo para generar el volumen interior mamario necesario en la reconstrucción. Esta grasa se toma normalmente de la zona abdominal, haciendo así un doble beneficio pues se extrae una grasa sobrante que es totalmente compatible y no produce rechazo para ponerlo en otra zona donde se necesita. En ocasiones cuando el volumen aportado por el abdomen no es suficiente se puede obtener de la espalda, para ello se suele extraer músculo dorsal ancho con el que se obtendrá un colgajo, gracias al cual se podrá modelar el pecho afectado.
    Hay que indicar que la extracción de este músculo dorsal no afectará funcionalmente a la espalda y la mujer podrá realizar movimientos y ejercicio físico sin problemas. El único efecto será la pequeña cicatriz que quedará bajo la escápula.
    Esta técnica (DIEP) es ideal para aquellas pacientes que han sido sometidas a una mastectomía radical y con radioterapia.
  • Reconstrucción de pecho por cirugía conservadora
    Cuando se ha realizado una tumerectomía o una cuadrantectomía la cirugía reconstructiva es de carácter menor y en ella se puede recurrir a la utilización de pequeñas prótesis de silicona con las cuales rellenar el hueco dejado tras la extirpación del tumor, o bien realizar un relleno autólogo.