Asimetría de mamas

Asimetría de mamas

La asimetría de mamas es un hecho más común de lo que se podría pensar, se estima que más del 90% de las mujeres tienen una mama más grande (anisomastia) que la otra o con una forma diferente, sin bien en la mayoría de los casos es prácticamente imperceptible hay un porcentaje de entre el 10 y el 15% en las que esta asimetría de mamas es más que evidente, produciendo problemas de autoestima.

Asimetría de mamas – Las causas

Existen múltiples causas que pueden ocasionar una asimetría mamaria, entre ellas se encuentran:

  • Desarrollo en la pubertad.- Es muy habitual que durante la pubertad se desarrolle una mama antes que la otra y si al finalizar la pubertad no ha habido ninguna alteración hormonal importante las dos mamas alcanzarán el mismo grado de desarrollo, pero si existiera esta alteración, la mama que empezó posteriormente su proceso de crecimiento verá este truncado, dando como resultado una mama más grande que la otra.
  • Síndrome de Poland.- Esta enfermedad congénita puede afectar a diferentes grupos musculares evitando su desarrollo de forma total (aplasia) o parcial (hipoplasia). Por lo general será el músculo pectoral mayor y el pectoral menor los que la sufran, hecho que puede ir acompañado de hipoplasia de sus tejidos subcutáneos. El grado desigual en que afecte a la parte derecha e izquierda no solamente impedirá el desarrollo de las mamas sino que provocará una asimetría de mamas.
  • Mastectomía.- Desgraciadamente hay una gran cantidad de mujeres a las que se ha tenido que extirpar un pecho para atajar un tumor. La reconstrucción de este se puede hacer en la misma cirugía o posteriormente en una segunda cirugía y en muchos casos es necesario de otras para mejorar el aspecto de la mama.
  • Problemas en la columna vertebral.- Hay veces en que las desviaciones de la columna vertebral (escoliosis) pueden hacer que dos mamas que realmente son iguales parezcan diferentes o si ya eran diferentes incrementen esa diferencia visualmente. Esto también ocurre con alteraciones del tórax como el pectus excavatum.
  • Diferencias de tejido graso o glandular.- Por diferentes razonas estos tejidos se han desarrollado de forma desigual en ambas mamas. Aunque cada mujer es mundo estos suelen ser casos de mejor diagnostico que otros anteriores.

Asimetría de mamas – las soluciones

La diversidad de los problemas que llevan a tener una asimetría de mamas conlleva que las soluciones también serán muy diversas:

  • Aumento mamario junto con reducción mamaria: Para el caso de que una mama sea exageradamente grande y la otra muy pequeña, se procederá a un implante en una mientras que la otra se reducirá, esta última intervención normalmente irá asociada de una reconstrucción del pezón y la areola. Con esto llegaremos a un término medio de las dos mamas y las igualaremos.
  • Aumento mamario diferenciado: En muchas ocasiones en que el volumen de las dos mamas es diferente, pero se quiere aumentar ambas, el procedimiento a seguir será introducir implantes mamarios de diferente tamaño para cada mama.
  • Mamas tuberosas: Un aspecto que suele estar asociado a las mamas tuberosas es la asimetría de las mismas.
    las acciones para corregir una mama tuberosa (en forma de tubo y generalmente con la areola desproporcionadamente grande) son variadas, muchas veces habrá que aplicar la llamada técnica de Puckett, en la cual se modifica el tejido mamario moviéndolo de donde sobra (bajo las areolas) y llevándolo donde falta (sobre el surco submamario). En la mayoría de los casos esta trasferencia de tejido no será suficiente y habrá que introducir un implante.
    Otras veces habrá que efectuar una mastopexia periareolar, donde se practicará alrededor de la areola una incisión completa y una incisión vertical o varias incisiones radiales desde la areola al surco submamario. Es probable la pérdida de sensibilidad en este tipo de operaciones en las que se modifica la glándula mamaria.
  • Lipotrasferencia: Cuando el problema cosiste en que una mama tiene más tejido graso que la otra se puede reducir ese tejido graso y este se puede aprovechar para trasplantarlo a la otra mama que carece de él. Esta técnica tiene la gran ventaja de que no puede existir rechazo.

Llegados a este punto queremos mencionar las infiltraciones de ácido hialurónico para la corrección de las asimetrías mamarias como una técnica que ha sido ya suspendida por la Agencia Española del Medicamento. Estás infiltraciones que normalmente son utilizadas para procedimientos estéticos faciales se empezaron a utilizar en las mamas para aumentar su volumen hace unos años. El problema está en que impedían en gran medida la realización de las pruebas diagnósticas de cáncer de mama. Por otra parte el ácido hialurónico es reabsorbido por el organismo pasado un año o año y medio por lo que se trataba de una solución temporal.
Dada la variedad y complejidad de la asimetría de mamas es absolutamente recomendable ponerse en unas manos expertas, que sepan escuchar y aconsejar a la mujer, que interpreten correctamente cada caso y aborden la solución adecuada, como es el caso del doctor Mayo.